Ropa Kawaii

Y por fin, el fantástico mundo de la ropa Kawaii. Sudaderas, faldas, vestidos, leggins, calcetines, medias, calcetas, pijamas, bolsos, máscaras, orejitas para la cabeza, incluso hasta ese body tan mono para nuestro sobrino o sobrina que acaba de nacer y todo tipo de complementos nos esperan aquí. Para todos nosotros y nosotras que con ansias estamos buscando por nuestro pueblo o ciudad algún sitio donde comprarlos. Y a veces, por mucho que nos duela no hay  manera de encontrar nada de este mundo.

¿Por qué comprar ropa Kawaii online?

Porque te quitas de patearte todo el sitio donde vives para que la mayor parte de la veces no encuentres nada. Porque hay muchísima variedad. Porque sus precios son muy competitivos. Puedes encontrar todo lo que busques para todo tipo de bolsillos, y si no, siempre estan los DIY que no sacan de apuros. Porque a veces las cosas que compramos vienen de nuestro queridísimo país del sol naciente, Japón. Y veinte mil razones  más que podemos encontrar, pero nos podíamos llevar aquí enumerándolas hasta mañana. Tampoco queremos eso.

En fin, que nos hemos venido arriba con las razones. Volvamos ha hablar de ropa Kawaii. ¿Qué te parece si te proponemos un par de modelitos, para que vayas la mar de fantástica? Allá vamos.

A ver, primero vamos ha hablar de un look Dark Kawaii. Porque ser Kawaii, no quiere decir que no puedas usar colores oscuros. Por cierto, si necesitas algo totalmente negro. Puedes pasarte por la web decolornegro. Encontrarás todo lo que necesites.

Imagina unas botas tipo Dr. Martens, blancas o negras. Con unas calcetas de rayas blancas y negras. Un mono de pantalón corto con tirantes. Una camiseta con rayas, igual que las calcetas. De complementos puedes usar unas orejitas de gato. Estas deben ser de algún color pastel. Una mochila, de peluche, a juego con las orejitas. Las uñas pintadas también a juego. Si puedes ir a que te hagan algún animalito mejor, si no, un color liso bastará. Maquillaje, acentuando los ojos, y sobre todo colores mate.

Un segundo outfit que no puede faltar. ¡Un pijama! Fuera verguenza. Fuera complejos. Fuera los que dirán. Compra el que más te guste. Unas zapas molonas. Maquillaje a juego y vas más que perfecta, para una tarde divertida con las amigas y amigos.